sábado , marzo 23 2019
Inicio / Editorial / Intentos de suicidios en Río Tercero. Esconder la problemática el peor de los errores

Intentos de suicidios en Río Tercero. Esconder la problemática el peor de los errores

Por Justo Dagorret

RÍO TERCERO/ SALUD. En los últimos diez días en la ciudad de Río Tercero, puntualmente en el Hospital Zonal Provincial, el establecimiento recibió siete casos de intentos de suicidios. La falta de abordaje sobre el tema es preocupante. Existen mecanismos oficiales que las autoridades no aplican. No existen departamentos de salud mental en la ciudad, pero si legislación nacional y provincial vigente. Una problemática no abordada por pobre trabajo y la poca coordinación entre los departamentos de Salud municipal y provincial, con la Justicia local y la visión ciega de Participación Social de la Municipalidad de Río Tercero.

Cuando recibo la noticia de que en los últimos diez días, el Hospital Zonal de la ciudad de Río Tercero recibió a siete ciudadanos por intento de suicidio me pareció una cifra alarmante. Confirmado los guarismos por profesionales de la salud, estos niveles marcan una triste realidad.

Falta de trabajo, apremios económicos, problemas familiares, consumo de sustancias, bullyng, falta de oportunidades son algunos de motivos por la cual se decide ese camino. Las autoridades de la Salud rápidamente deberán involucrarse en la problemática del suicidio, además estos niveles altos deben ir acompañados de una campaña de ayuda y la intervención inmediata sobre la salud mental de la población.

Esconder las cifras de estos guarismos en salud, no ayuda a la visualización en el tema de suicidios. Es recurrente el pedido de varios profesionales del aporte de médicos pqisquiatras sobre el tema.

Cuando hay herramientas y no se usan. La ley 27.130 o ley Nacional de Prevención del Suicidio que fue sancionada el 11 de marzo de 2015 y promulgada el 6 de abril del mismo año, tiene como objetivo la disminución de la incidencia y prevalencia del suicidio, a través de la prevención, la asistencia y la posvención, que son las acciones destinadas a trabajar con el entorno de la persona que se quitó la vida para evitar nuevos eventos.

La autoridad de aplicación es el Ministerio de Salud de la Nación que debe elaborar protocolos de atención y emergencia; crear un registro con información estadística sobre suicidios cometidos e intentos; desarrollar programas de capacitación, campañas y recomendaciones a los medios de comunicación para el abordaje responsable de las noticias vinculadas a estos actos.

La norma agrega que en el caso de intento de suicidio de niño, niña o adolescente, “es obligatoria la comunicación, no denuncia, a la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia o la autoridad administrativa de protección de derechos del niño que corresponda en el ámbito local.”

Acerca de Justo Dagorret

Check Also

El Frente entre dudas y la pérdida de la realidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *