viernes , mayo 24 2019
Inicio / Editorial / ¿Otro centro de poder económico en Río Tercero?

¿Otro centro de poder económico en Río Tercero?

Por Justo Dagorret

La Mutual del Centro Comercial de Río Tercero fue fundada en el 2003, las primeras intenciones de sus fundadores apoyados en la institución del Centro Comercial fueron los cimientos para buscar recursos para fines comerciales y de así poder brindar servicios para los asociados del Centro Comercial.

Recuerdo que por aquellos tiempos se buscaba la figura jurídica de una fundación que finalmente recayó en una asociación civil. A la creación la denominaron Mutual de Ayuda Económica para Comerciantes, Emprendedores, Industriales y Empleados. Quizás aquellos fundadores no esperaran que hoy en día la mutual tenga visiones diferentes al Centro Comercial.

Hay que recordar que para el comerciante, y para gran parte de la sociedad las figuras de Centro Comercial y la Mutual del Centro Comercial es la misma cosa. O tendría que ser lo mismo, no sólo porque comparten el mismo domicilio y el edificio operativo. Si además que parte del staff de empleados se comparten mutuamente.

Pero nada, lo que se ve parece, Amcesis goza por estos tiempos de bonanzas de recursos y las acciones lo demuestran con la apertura de una oficina en la ciudad de Almafuerte, siempre con alianzas con centros comerciales.

Las notables diferencias entre las instituciones es evidente, la crisis económica que atraviesa el Centro Comercial por las alicaídas ventas de sus asociados y la contracara  de la Mutual con la cada vez creciente economía financiera por la venta de cheques, préstamos a privados y públicos hace que la Mutual se convierta en un centro de poder económico.

Ser un centro de poder semipúblico, para muchos es peligroso sino se tienen los objetivos claros y no se recuerden los orígenes y los objetivos por la cual fue creado. La mutual debería devolver el espíritu cooperativa por la cual nació.

A los directivos de la Mutual les molesta que los denominen “cueva financiera”, pero algo de ello está ocurriendo. Más allá de que se haga de forma legal los cambios de cheques, préstamos a empleados públicos y privados las operatorias no son transparentes ni para sus asociados mucho menos para la comunidad.

Es inentendible que el Centro Comercial tenga que mendigar recursos a su socio para acciones como la que se hicieron en Navidad y el Carnaval de Precios. La prioridad hoy en día tendría que ser ayudar al comerciante a raja tabla, sin peros sin miramientos y no divulgar de donde salen los recursos, porque en las crisis lo único importante es sobrevivir, ser creativo y solidario.

Es común escuchar a directivos del Centro Comercial trabajar para todos los comerciantes de la ciudad, en tanto la Mutual con un egoísmo sorprendente pregona para que sea para sus asociados. Una política mezquina ya que se intenta de un lado promover eventos, y que aquel comerciante que no esté asociado se sienta atraído por las políticas del Centro Comercial.

Por último, decir sobre todo en Río Tercero que cuando un grupo de dirigentes se sienta arriba de una “caja” las instituciones pierden el sentido por la cual fueron creadas y las hace políticamente peligrosas. Esperemos que recapaciten y vuelva a sus orígenes y recordar que los dueños del Amcesis son los asociados.

 

Acerca de Justo Dagorret

Check Also

La cara de un partido que pierde el color

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *