domingo , noviembre 27 2022
Inicio / Actualidad / Condena ejemplar a curas, más de 40 años por abusar de niños sordos
Nicola Corradi (83)

Condena ejemplar a curas, más de 40 años por abusar de niños sordos

ARGENTINA/ MENDOZA/ Nicola Corradi (83) , encargado de la obra religiosa en Argentina, recibió una pena de 42 años por aprovechar la indefensión de alumnos hipoacúsicos para abusarlos sexualmente. Horacio Corbacho fue sentenciado a 45 años. En las escalinatas del histórico edificio de los Tribunales de Mendoza, un racimo de hombres y mujeres comenzó a agitar sus manos al cielo.

El gesto silencioso no era otra cosa que el emocionado aplauso de las víctimas del Instituto Provolo, el centro religioso que durante años se transformó en un calvario para decenas de personas hipoacúsicas que fueron abusadas por quienes estaban a cargo de su educación. La reacción se trasladó en el acto al exterior de los Tribunales, donde empezaron a escucharse los primeros bocinazos.

Era la una y media de la tarde y había finalizado la lectura del fallo de la Sala 6 del Fuero Penal Colegiado que aplicó fuertes condenas para dos de los sacerdotes que tenían a cargo la institución.

Nicola Corradi, el cura italiano que llegó a Argentina huyendo de las denuncias por abusos que recibió en su propio país, aquí acaba de ser condenado a 42 años de cárcel por abusar sexualmente de varios alumnos sordos. Con un agravante que los jueces no soslayaron: quien cometió esos delitos era miembro de un ministerio religioso y estaba a cargo de la guarda de las víctimas. Sentado en su silla de ruedas, el hombre de 83 años mantuvo el rictus severo, como si supiese de antemano su destino.

Algo similar sucedió con el hombre delgado y de cabellera rubia, el sacerdote de 59 años, Horacio Corbacho. Fue quien recibió la condena más severa: 45 años de cárcel porque la Justicia demostró que había participado del abuso sexual de varios menores de edad.

La tercera persona sentada en el banquillo era Armando Gómez (49), exjardinero del Provolo, condenado a 18 años de cárcel por haber sido parte de la serie de abusos que asoló a los estudiantes mendocinos.

En el juicio, que se inició el 5 de agosto, Corbacho había sido imputado por 16 hechos, mientras que a Corradi lo acusaban por seis y a Gómez por otros seis, en una causa que tiene una decena de víctimas de entre 4 y 17 años de edad.

Por el beneficio de la duda, la Justicia absolvió a los curas de algunos de los abusos; sin embargo, dio por probados el grueso de los episodios denunciados. Por eso las penas superaron los 40 años de cárcel.

Segunda condena. Se trata de la segunda condena por los abusos en el Instituto Provolo, ya que ya había sido sentenciado a diez años de prisión Jorge Bordón, un monaguillo que también trabajaba en el establecimiento y fue hallado culpable de once abusos.

La causa tendrá un tercer capítulo. Será cuando la Justicia siente en el banquillo de los acusados a las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez, a la regente Graciela Pascual y a otros directivos de la institución que también quedaron acusados por la oscura trama que por años se mantuvo oculta.

La sentencia de ayer incluyó un dato que algunos pasaron desapercibido pero que contribuirá a que este juicio traspase fronteras: los magistrados ordenaron expresamente que se notifique del fallo al Consulado de Italia, país donde funciona la sede central del Instituto Provolo.

Fuente: Alejandro Fara.  Redacción Puntal

Acerca de Redacción

Check Also

COMENZÓ «ÚNETE» EN LA VILLA

___   VILLA ASCASUBI / La Dirección de Desarrollo Social de la Municipalidad de Villa Ascasubi, …

El Ojo Web
error: Contenido protegido