viernes , octubre 30 2020
Inicio / Actualidad / El balneario de los pobres

El balneario de los pobres

El cartel es muy claro «Disfrute el lugar y antes de irse déjelo como le gustaría encontrarlo cuando vuelva». 

Me cuesta responder ante tanta desidia. Primero en las actuales condiciones no se puede disfrutar el balneario y segundo no quisiera volver más al balneario.

Antes de recorrer nuestro balneario y pasamos por el Paseo del Riel, chicos y padres disfrutando del espacio. ¿Habrá otro espacio donde la gente pueda disfrutar?. Era un domingo hermoso, un sol a pleno. Recordé que estamos situados en un día hermoso, y que faltan un poco más de dos semanas para terminar el verano. Lejos, quedaron, en mi retina cuando al balneario, lo visitaban en la década de los 80 y 90 más de 1.200 por día. Con mi señora, visitamos y recorrimos una vez más el predio del balneario: baños contaminados, yuyos por doquier, no hay costanera y para bañarse, las tristes fotos de dos kioskos que ofrecen muy poco, un desagüe a cielo abierto sin terminar, etc.

Lo que me llama la atención, como el riotercerense se conforma con un entorno natural desbastado. Un funcionario ante la consultas responde: «bueno..no hay que olvidarse que el verano pasado el balneario sufrió un tornado». Es el mismo funcionario que admite que nunca disfrutó en un verano del río Tercero (Ctalamochita) y sus bondades.  Me atrevo a afirmar que ni lo conoce, no sabe cuántas baterías de baños hay, ni cuántos metros hay para desmalezar. Me fui amargado ante tanta ignorancia del funcionario.

ZONA DE JUEGOS

Estas imagenes han sido tomados este mismo día lunes. Sólo un par de vecinos de la ciudad, intentando almorzar al aire libre. Nos tropezamos con Verónica y dice «no tenemos plata para irnos a un lugar, ni a las sierras, así que vinimos con la vianda acá. A Martino (intendente) lo veo seguido  pero no entiendo cómo se rodea de gente ignorante y lo único que les interesa es cobrar el sueldo).

 

Desagüe sin terminar

Inmediatamente me vino a la memoria los demás desagües de la ciudad. Un clasico en estos tiempos, además todo desagüe tiene que ir a parar al río. En este caso, este accidente natural cruza el camino a 199 metros del puente, a 55 metros de La Carreta. Aunque usted no lo crea: los materiales para hacer el desagüe están a una orilla. ¿Porqué no se construyen?. ¿No hay un impuesto para desagües?. La respuesta es contundente: hay un impuesto, y lo recaudado es para resolver este tipo de casos.

 

Camping sin servicio

En la recorrida, llamó la atención un matrimonio, con dos hijos que acampan a tan sólo un par de metros de la confitería. Marcos y Silvia entrevistados comentan: «una gran pena ver a este hermoso río sin baños ni agua caliente. No tenemos para dormir en un hotel, ni cabaña. Vinimos a la ciudad de Río Tercero somos oriundos de Villa Nueva, a visitar por enfermedad a un pariente. No tenemos agua caliente y los baños son un escándalo. Le prometí a mis hijos unos días de río y para ellos es una experiencia única, para nosotros un suplicio».

 

Por último, tener un balneario en condiciones -más en el caso de la ciudad de Río Tercero- es para  los ciudadanos una de las bases para una mejor calidad de vida. Tener dinero, para trasladar nuestro goce familiar a lugares como el lago Piedras Moras, a balnearios, como los de Villa Ascasubi, Pampayasta, o viajar a Brasil, Miami, o las playas argentinas es para unos pocos. No he visto nunca un funcionario del gabinete municipal comiendo un asado en familia, si viajar a Miami o Brasil.

JD

Acerca de Justo Dagorret

Check Also

La otra pandemia: basurales a cielo abierto

RÍO TERCERO / BASURALES A CIELO ABIERTO / En un recorrido del Ojo Web por …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *