viernes , enero 15 2021
Inicio / Editorial / El comercio de Río Tercero en un punto de inflexión

El comercio de Río Tercero en un punto de inflexión

 

Por Justo Dagorret

La ciudad de Río Tercero, es conocida y reconocida por ser el principal Centro Comercial a 50 kilómetros a la redonda. Solo disputada por los grandes shoppings en las ciudades de Córdoba principalmente y Río Cuarto y Villa María en mucho menor medida.

Primero hay que aclarar, que la economía nacional le pegó de lleno a las pequeñas pymes o negocios que conforman el “Centro de la ciudad”.

Altos alquileres, cargas sociales altas para empleados, baja del poder adquisitivo, energía eléctrica más cara, presión fiscal del Municipio, la Provincia y la Nación, más el cúmulo de trámites que se aggiornan al presupuesto son los principales problemas que el Centro sufre.

Al paquete básico de los gastos le podemos agregar otros factores como la falta de competitividad en algunos sectores. En internet sobre todo en Facebook se ofrecen fondos comerciales (una treintena) donde el comerciante le conviene vender su negocio y ponerlo en plazo fijo en el banco, donde allí le redituaría iguales ganancias sin el costo diario del trabajo.

Algo básico en economía. Ganar dinero con el menor de los esfuerzo y con el costo menor.

Desde el Centro Comercial se intenta a través de las Cámaras de cada sector, inducir a políticas de promoción y mejoramiento de los negocios. Este camino es válido si se tienen en cuenta varios aspectos: las acciones deben ir acompañadas de acciones colaterales y de publicidad en medios.

Uno de los ejemplos es que semanas atrás los gastronómicos realizaron una oferta para promover sus ventas, sin tener en cuenta que habría que acompañar la “promoción” con eventos extras; como un festival, un seminario, una charla, un encuentro de deportistas. Por último referido al tema, es la realización de campañas publicitarias por medios tradicionales y alternativos, elemento clave para que el ciudadano de la ciudad y los visitantes conozcan las promociones.

El otro costado del “Centro de Río Tercero” es la llamativa apertura de comercios de gente llegada de Bolivia, lo que comúnmente conocemos como bolivianos.

Para muchos es una competencia, que llegó con la crisis. Ellos al ser una comunidad más “trabajadora” y cerrada, comprar en grandes cantidades, logrando excelentes precios. También hay que decir que los negocios de los “bolivianos” venden mercadería de segunda y tercera marca, algo que en épocas complicadas como la actual es muy buscada por la mayoría de la gente.

“Primero los coreanos y ahora los bolivianos, explica un comerciante”. La cantidad de negocios “bolivianos” llega en la actualidad a 18, y la realidad indica que la ciudad de Río Tercero ofrece en ese sentido oportunidades. La llegada de mano de obra del país de Bolivia, implicó para ellos una oportunidad. Por eso, es común encontrar que sus negocios abran de lunes a lunes y en horarios más extendidos que los demás.

También la realidad de los “Centros Comerciales” está dada por la caída de las ventas, motivada por la falta de trabajo, la compra por internet, o los Show Room que mucha gente abren en sus casas. Definitivamente algo cambió para no volver.

Por último, los comercios principalmente de reventa de primera y segunda marca y tendrán que buscar alternativas de venta. En esa dirección una alternativa es la fidelización del cliente desde el inicio. Si compra ropa para bebé, ofrecer en toda la etapa de crecimiento ropa, servicios, extras. Para luego en otra etapa de la vida seguir ese ciclo, para ello; la imaginación, la visión a futuro y una pequeña inversión es necesaria.

Acerca de Justo Dagorret

Check Also

Educar es salvar vidas

POR JUSTO DAGORRET / Cuando escuchaba al Presidente Alberto Fernández hablar sobre la situación epidemiológica …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *