viernes , septiembre 24 2021
Inicio / Actualidad / Fábrica Militar y el mal de los «incapaces»
Foto: La Nación

Fábrica Militar y el mal de los «incapaces»

Héctor Lostri: de condenado por corrupción a embajador en Paraguay

Tras un opaco paso por Fabricaciones Militares, la semana pasada Héctor Lostri fue designado embajador ante la República de Paraguay. Pese a lo controvertido de su nombramiento, la noticia pasó casi inadvertida debido a que el anuncio quedó opacado por el desembarco del empresario agrícola Fernando Oris de Roa como representante argentino ante los Estados Unidos.

Lostri había sido puesto en Fabricaciones Militares por el gobierno de Mauricio Macri para poner en orden los desmanes ocasionados por la administración anterior, a cargo del camporista Santiago Rodríguez y su mujer, Bárbara Grane, que se hicieron famosos por sus viajes a Cannes, alquileres de perros y otros despropósitos con el dinero público, que acabaron en la Justicia.

Sin embargo, nada de esto sucedió. Fabricaciones Militares se convirtió, durante la intervención de Lostri, en un desfile de nombramientos de familiares, amigos y amigos de los amigos del nuevo poder, que incluyó el nombramiento de su propio hermano en el directorio. Ninguno de los dos, claro, contaban con conocimiento en la gestión de fabricación de armas y municiones.

En ese contexto fue que pasaron a formar parte de la empresa estatal una vendedora de salón de una gran tienda, un maestro pastelero, un representante de ropa deportiva, amigo del Presidente, y la sobrina de Anita, la secretaria privada de Macri. Ninguno de ellos se fue, pese a que quien los nombró terminó siendo desplazado por Oscar Aguad ni bien asumió en el Ministerio de Defensa como reemplazante de Julio Martínez.

El tránsito del funcionario incluyó disputas por el uso de los vehículos oficiales y la salida del subinterventor, Cristian Fernández, por una denuncia “plantada” por acoso a una empleada.

Fernández fue reemplazado por Hernán Gestoso, de profesión panadero. La empleada que hizo la denuncia se aseguró el puesto y el sueldo, pero fue despedida por el actual interventor y nunca se supo qué avances tuvo la denuncia.

 Las irregularidades durante su paso por Fabricaciones Militares y el gobierno porteño.

El mayor escándalo de su gestión vino de la mano de la contratación por un millón y medio de pesos a la consultora SVGV SA, de Ignacio Viale del Carril y su hijo “Nacho”, nieto y productor de Mirtha Legrand. “Gasto más en cortar el pasto”, justificó entonces el gasto el ahora diplomático.

La contratación consistía en un servicio de asesoramiento a la dirección de Fabricaciones Militares sobre la repercusión en los medios de comunicación de la imagen pública de la empresa y sus directivos, según la orden de compra, por la que se anticipaba el pago de casi quinientos mil pesos del total. En una empresa deficitaria, con problemas de abastecimiento de materias primas, falta de pago a proveedores, nunca se vio el resultado de ese asesoramiento, ni siquiera si se llevó a cabo y se terminó de concretar el pago.

Los viejos empleados de la planta, que se vieron desplazados por los miembros de La Cámpora con Santiago Rodríguez, fueron re desplazados por los amigos de Lostri. Hoy lo reemplaza el ingeniero Luis Riva, que llevo su propio equipo. Riva, había sido candidato a intendente por San Isidro por el partido Convicción en la década pasada. Según fuentes internas de la empresa, siguen muy mal y a la deriva, sin ningún nuevo contrato, con falta de insumos y proveedores impagos.

Según una investigación periodística publicada el 1 de febrero de 2016 y se pudo comprobar, lejos de ser sobreseído por la Justicia, Lostri evitó ir a juicio oral en una causa en la que se lo investigaba por estar de los dos lados del mostrador.

En 2007, recién llegado el gobierno de Macri a la ciudad de Buenos Aires y en medio de los cuestionamientos por varios de los nombramientos de sus funcionarios, entre ellos el de Héctor Lostri, el mismo macrismo admitió la denuncia contra su entonces subsecretario de Planeamiento Urbano pero desestimó la gravedad de la causa al entender que todo había quedado en el pasado gracias a una “probation”. La causa, que llegó a ser elevada a juicio oral involucraba a Lostri, a su socio en 3S Arquitectura, Rodrigo Cruz, y al entonces titular del Consejo del Menor y la Familia durante el gobierno de Carlos Menem, Atilio Álvarez.

Entre 1995 y 1998, Álvarez, que tenía un probado vínculo personal con Lostri y Cruz, contrató a 3S Construcciones para remodelar institutos de menores. Pero las sospechas sobre Lostri no quedaron en esa causa que se zanjó con una probation. Lostri y el entonces ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chaín, ambos arquitectos y macristas de la primera hora eran socios en las empresas 3S Arquitectura y Roosevelt Emprendimientos Inmobiliarios.

En una maniobra similar y a través de Roosevelt Emprendimiento Inmobiliarios, Lostri y Chaín compraron un terreno en Aizpurúa y Roosevelt, muy cerca de donde mucho más tarde comenzó a funcionar la estación Juan Manuel de Rosas de la línea B de subte, en Villa Urquiza. La llegada del subte elevó un 20% el precio del metro cuadrado en la zona lo que significó un fabuloso negocio para Lostri y Chaín. Nada objetable hasta el momento si no fuera porque en el área que controlaba Chaín funcionaba la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), la encargada de ampliar la red y licitar las obras de su extensión.

SBASE además estaba presidida por Juan Pablo Piccardo y tenía a Luis Jahn como vicepresidente y a Daniel Dubinsky como uno de sus directores. Jahn y Dubinsky integraban a su vez el directorio de Roosevelt Emprendimientos Inmobiliarios junto a Chaín y Lostri.

En 2013 Lostri fue denunciado además por incumplimiento en los deberes de funcionario público tras consentir la demolición de un edificio histórico en la avenida San Juan 2820.  Según denunciaron legisladores de Proyecto Sur en aquella oportunidad “Lostri incurrió en usurpación de autoridad y negociaciones incompatibles con las funciones públicas”. Y explicaron que el edificio demolido estaba incorporado al Catálogo Preventivo de Inmuebles Patrimoniales de la Ciudad.

Quedará en manos de la Comisión de Acuerdos del Senado de la Nación aprobar los pliegos de un embajador designado, que carga con una probation por corrupción y que dejó sumergida en una crisis profunda a la única fábrica de armas, explosivos y químicos  del Estado.

Los riotercerenses, tenemos que convencernos que la empresa Fábrica Militar, no es prioridad para los gobiernos de turno. Es un lastre, que todos los gobiernos no logran reconvertirla en una empresa competitiva.

Palabras y promesas de los ex presidentes como Menem, Kirchner, Fernández y el poco tiempo de Macri, siguen fomentando la incertidumbre de una fábrica con un Departamento de Recursos Humanos demasiado valioso para desperdiciarlo. Desde operarios calificados y con experiencia a contratados con sentido de pertenencia, son el talón de Aquiles de una empresa que necesita surgir.

Una idea superadora, sería reconvertir a la maquinaria del Estado (FM) en una empresa con horizonte competitivo y con amplitud de sus productos y los mercados. Algo, que los políticos no tienen idea, por lo menos hasta el momento

Fuente: adelanto24

Acerca de Redacción

Check Also

Covid-19. La cantidad de casos se mantiene en baja, al igual que los testeos

__   RÍO TERCERO// SITUACIÓN SANITARIA//  En las últimas semanas la cantidad de casos positivos de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
El Ojo Web