martes , octubre 27 2020
Inicio / Vida y Ocio / Palta, carbón y mojito: esos raros gustos nuevos de helado
Otra heladerías fábrican y elaboran “tragos helados” que no son bebidas frías, sino helados con sabor a clásicos cocktails. En primer lugar tienen mojito, un helado con limón, menta y ron. “También lo pueden pedir los menores no tiene casi nada de alcohol”, indicó una trabajadora.

Palta, carbón y mojito: esos raros gustos nuevos de helado

POSTRES/ NUEVOS GUSTOS DE HELADOS. Sobre un cucurucho cuidadosamente preparado se puede ver una bocha de brillante negro y otra verde “cata”. Los colores llaman la atención, pero lo que más impacta son los sabores que ostentan: carbón activado y palta. Son sólo algunos de los gustos exóticos que pueden saborearse en las heladerías de Mendoza, que encuentran en los días de calor sus jornadas de mayor demanda.

Cada una tiene su especialidad, por lo que los consumidores más audaces pueden pedir, además de los mencionados, sabores “raros” como peras al Malbec, mojito, baylies, mango con maracuyá, entre otros no tradicionales.

Una de las heladerías más innovadoras en este aspecto es Dante Soppelsa. Una de las más llamativas novedades es el helado de carbón activado.

“Es uno de los sabores más caros, pero se utiliza para prestigiar el resto de los productos”, confió Flavio Soppelsa, dueño del negocio. Explicó que para elaborarlo se emplean cáscaras de coco que tienen un proceso de seis o siete etapas de quemado hasta llegar a un polvo con el que se elabora el helado. “Tiene una textura arenosa y propiedades depurativas”, explicó.

En el listado de sabores allí también aparece el “harpa” nombre que le dieron al helado de palta. Además tienen “gardur”, helado de frambuesas orgánicas y pétalos de rosas, a los que se les suman creativas combinaciones como mora y coco o menta y sandía. “Son helados quesólo se encuentran acá”, dijo. Como si fuera poco, también comercializan 18 variedades de helado con vino. “Arrancamos con el helado de Malbec, el objetivo fue diferenciar el negocio con una oferta de sabores distintos”, expuso el dueño. Por esa razón hasta allí suelen llegar muchos clientes dispuestos a experimentar.

Allí también tienen sabor a baylies, compuesto de crema de licor que imita el sabor de esa bebida. “Los ingredientes son un secreto de la fábrica”. Para completar esta tríada de tragos aparece el gusto piña colada (ananá a la crema, coco y ron blanco).

Además hay especialidades como chocolate a la turca (chocolate amargo, nueces y salsa de higos) y a la india (chocolate blanco con especias, nueces y ron), así como tiramisú con todos los ingredientes del tradicional postre. “En verano se consume mucho más helado, por lo que es la oportunidad ideal para ofrecer gustos novedosos”, expuso la encargada. Relató además que allí invitan a probarlos y muchos los terminan eligiendo.  

En Mendoza, en la histórica heladería Perín también han incorporado en su carta de 56 gustos algunos inusuales. Uno de los últimos es el helado de peras al Malbec que estaba pensado para ser temporal, pero tuvo tanto éxito que decidieron mantenerlo. “Lo lanzamos para la Vendimia del año pasado pero quedó. Los turistas lo aman y los mendocinos han empezado a pedirlo”, contó Juliana Perín, parte de la familia dueña del negocio. Otro gusto dentro de los “raros” es bounty.

 

“Está inspirado en una barrita de chocolate que venden en Estados Unidos. Tiene helado de coco con pedacitos de chocolate y cereales. Sale muchísimo”, detalló la empresaria.

Allí también tienen marrón glacé, un helado que supo ser muy tradicional. “Es un gusto de la época de mi abuela inspirado en el tradicional postre francés y elaborado con castañas mendocinas”, precisó. Además cuentan con crema irlandesa, muy similar a la bebida baylies con trozos de cereza. “Si bien está la idea de que el mendocino es muy tradicional en sus elecciones, la tendencia va cambiando”, observó Perín.

“Es un tratamiento que se hace con caramelo para que la frutilla no se ponga como hielo y se mantenga siempre blanda”, detalló. Según el encargado no se trata de los gustos “más salidores”, pero sí tienen buena rotación. “Por la experiencia nuestra el cliente siempre empieza a leer los sabores distintos, pero se termina quedando con lo mismo, se arriesga”, manifestó.

Dependiendo de la ubicación, la calidad y la política de precios de cada comercio, en las heladerías artesanales de Córdoba el precio del kilo de helado ronda los $340 o $400. El sabor no hace variar el precio.

Fuente. LM y Los Andes

 

Acerca de Justo Dagorret

Check Also

Campaña de donación de cabello para pacientes oncológicos

PROVINCIA DE CÓRDOBA / CAMPAÑA DE DONACIÓN DE CABELLO / Se realiza en el marco …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *