sábado , octubre 24 2020
Inicio / Editorial / Somos «bolu…» o nos toman por «bolu…»
Camión municipal sin papeles, mal estacionado, sin cinturones y sin patente

Somos «bolu…» o nos toman por «bolu…»

El ojoweb otra vez, en la mañana de este martes cerca del mediodía encuentra lo insólito. Mostrar la realidad y poner las cosas en su lugar es tarea difícil, más  si se trata  temas que rozan la gestión municipal.

Un camión municipal, con colores viejos y sin patente, estacionado en calles Mitre y Deán Funes, de propiedad de la Municipalidad estaría dado de baja y que no podría circular por las calles de la ciudad. Como si los “jefes” o funcionarios  no se dieran cuenta de que ese vehículo tiene prohibido circular por las calles y más aún llevar varios pasajeros sin cinturones de seguridad.

Y el otro costado de la fotografía de tapa es una multa  de tránsito a un vehículo mal estacionado o sin ticket de estacionamiento. ¿Por qué la Municipalidad hace una multa a un particular y no controla un vehículo municipal, separados por metros, que está mal estacionado, sin cinturones de seguridad, y no posee papeles de registro?

Una visión más amplia

Estar más de 20 años en los medios me ha permitido tener un ojo crítico, una visión anacrónica en algún aspecto de las relaciones del poder y el periodismo.

Salir de las líneas del poder y ser un ciudadano común mi panorama ha cambiado.  Ahora definitivamente soy más vulnerable pero ahora conciente de una triste realidad que hay que cambiar.

Por mi labor periodística, he entrevistado a cada uno de los funcionarios municipales, a todos los concejales, a presidentes de barrios y clubes deportivos, a encargados de instituciones, al gobernador Juan Schiaretti, al ex mandatario provincial De la Sota, a los legisladores Labat, Scarlatto, Salvi, al presidente de los argentinos Mauricio Macri y a tantos que mi memoria no retiene. Y todos tienen un común denominador y es el ego.

El ego en esta casta social los ciega. La realidad de lo que ellos ven es diferente. El «cliché» del camión municipal sin patente sin papeles para circular es un claro ejemplo que para los funcionarios municipales  está permitido.

El sólo hecho de estar sentados arriba de pequeñas y/o grandes cajas los hace directamente Jefes.  Y si los jefes de cada una de estas instituciones no salen de su escritorio, no caminan los amaneceres  laborales y su trabajo no culmina en los atardeceres y no permiten los controlen y no saben pedir disculpas por sus errores y no llevan los  temas cotidianos de la vida al consenso, las cosas no cambiarán.

Ego y ceguedad es un combo muy malo para la política.

UN MARTES DE OTOÑO HACIENDO CATARSIS DE UNA CIUDAD MEJOR

A todos los que intentan representar a un pequeño o gran sector en la comunidad, lo primero que hay que cambiar es sus “jefaturas” es que deberían ser  temporarias y abiertas al control.

Intento en este espacio, mostrar la realidad de una ciudad que tiene una gestión municipal gastada. El estado municipal se convirtió en un Comité Radical, donde el año pasado el intendente Martino colocó a todos los sectores radicales. El sector de Ferrer, de Luconi, de Brower de Koning, de Marín  convergen el día a día en una gestión que no logra resolver los problemas cotidianos  de los habitantes, menos aún darles equidad y justicia como el caso del camión amarillo sin papeles ni patente.

Este gobierno radical está desgastado después de 16 años al frente de la Municipalidad y la ciudad pareciera estar estancada. Es hora de una alternancia de colores políticos. Por el bien de los riotercerenses.

Acerca de Justo Dagorret

Check Also

Educar es salvar vidas

POR JUSTO DAGORRET / Cuando escuchaba al Presidente Alberto Fernández hablar sobre la situación epidemiológica …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *