lunes , junio 27 2022
Inicio / Actualidad / Tendencia: Las Fabbro rompen el molde del negocio del campo

Tendencia: Las Fabbro rompen el molde del negocio del campo

_____

 

SOCIEDAD / ECONOMÍA / En los últimos años, el papel de las mujeres en el mundo de la agricultura no ha dejado de crecer.
Esta tendencia en alza pone en evidencia cuán valioso es el aporte de las trabajadoras rurales en los diferentes eslabones de la cadena productiva.

Esta historia es sencilla de contar donde las protagonistas son tres mujeres -hermanas de sangre- que rompen el molde de los trabajos rurales. Las protagonistas son las Fabbro: Leandra, 36 años técnica en laboratorio, Ornela (40) con estudios en licenciatura en Economía y la mayor de todas: Eliana de 42 años y radióloga.

 

Ellas, impulsadas por sus padres Osvaldo (65) y Martha (63) matrimonio ciento por ciento con aires de campo, empezaron a arrendar desde  2019, más de 200 hectáreas de campo al norte de la ciudad de Río Tercero para el negocio de la agricultura. En la foto acompañadas por Pablo Picco de Insumos del Centro.

 

PUBLICIDAD

 

«Desde que nacimos vivimos en el campo hasta los 6 años que nos fuimos a vivir a Río Tercero, entonces es parte de nuestra familia y de nuestras vidas. Vacaciones y fines de semana nos veníamos siempre al campo», comenta Ornela.

_____

«Tenemos la costumbre de ir con nuestros hijos los fines de semana a estar en el campo y de estar ahí», cuenta la productora rural Leandra Fabbro.

_____

Pareciera que el negocio del campo, fuera exclusivo para hombres, preguntó el Ojo Web: «Hay cosas que por ahí tienen más facilidad los hombres, como con el tema de la mecánica o de la fuerza, pero la dirección o la toma de decisiones se puede hacer con mujeres también», plantea Ornela. «Cuesta entrar al mundo de hombres, pero se puede», afirma Leandra.

«Quisimos probar a ver como nos iba, mi papá todavía sigue trabajando y quisimos probar a ver como nos iba a nosotras sola, sin él. Pero nos encontramos a Nicolás Casares de Insumos del Centro (foto), ingeniero que nos asesora, que nos ayuda mucho y nos animamos más», cuenta Eliana. «Es como dar una continuidad al negocio familiar, tratar de encontrar el rumbo para seguir con esto», comenta Ornela. 

 

 

«Es positivo en el sentido del aprendizaje, sí. Porque no está mi papá en algunas decisiones que tenemos que tomar y económicamente también. Pensamos que luego de arrendar este campo, iba a ser para cubrir gastos nomas, pero nos fue mejor de lo que pensamos», añade Eliana.

  • En estos tiempos, en este negocio se mira el pronóstico del tiempo en el celular, para saber sobre la humedad..  «Antes nunca me fijaba en el pronóstico extendido y ahora, por ejemplo, juegas con eso de que si va a llover tal día haces o tal cosa. Habían dado lluvia para estos días y estamos esperando a ver que pasa para cosechar. De todos modos, este año no fue bueno por el clima», dice Leandra. (Risas) miramos el celular, todos los días... dice Leandra.
  • ¿En este campo que cultivan?   Tenemos un sistema siempre fijo de rotación, los lotes que van a maíz después pasan a soja, es como una política que viene ya incorporada, pero no hacemos cultivo de invierno, dice Ornela.

___

Ornela dice soy más conservadora, Eliana la más arriesgada y la moderadora Leandra. Al  ser tres mujeres y distintas nos juega a favor en esta sociedad, plantean las hermanas Fabbro.

__

 

 

Sobre los padres.

  • Eliana: «A nuestro padre lo vemos muy trabajador todavía, por su edad, tiene ganas, a veces no, pero no puede quedarse en casa sin hacer nada. Nos dio ese ejemplo de trabajar todos los días, de tener todo ordenado, meticuloso, limpio y estructurado, tratamos de tomar eso y aprender lo que más podamos de él».
  • Leandra: «El es muy conservador y le cuesta, a lo mejor, mirar hacia nuevas oportunidades. Nosotros rompimos el molde».
  • Ornela: «Cada uno tiene que cumplir un rol distinto, el que hace el asesoramiento que haga el asesoramiento, el que administra que administre y tratando de congeniar todo. Antes, por ejemplo, era todo una sola persona».

 

 

Sobre las retenciones

  • Ornela: «Yo soy antiretenciones. Creo que si no tuviera que pagar retenciones, ese dinero que gastamos en retenciones lo usaría para mejorar la tecnología, más maquinarias, más mano de obra, el derrame se hace sobre todo no solamente en la producción. Me parece que a esa plata uno no la fuga a un banco extranjero, sino que la utiliza en todo».
  • Eliana: «Pienso que si no tuviéramos que pagar tanto impuesto y tanta cosa, uno gastaría en otras cosas y movería el mercado interno. Me animaría a hacer más producción en el campo, pero siempre estás con el miedo de no llegar a pagar impuestos y todo eso».

____

Leandra: «El ambiente del campo siempre fue muy machista, pero por suerte cada vez somos más mujeres. Cuesta, al principio se asombraban que nosotros íbamos a alquilar campo y no nos tenían confianza».

___

 

 

 

 

__

 

 

 

Acerca de Dagorret

Check Also

Schiaretti inauguró una nueva escuela Proa en Despeñaderos

__ DESPEÑADEROS / EDUCACIÓN / Tiene capacidad para 180 alumnos y ofrece la especialización en …

Un comentario

  1. Admiración por las familias que avanzan en el trabajo y educación. Los economistas buenos saben y conocen que los impuestos son para mejorar, salud, educación pública, primaria secundaria, universitaria gratuita y publica, entonces nuestro pueblo puede avanzar, como mejores humanos, para el mundo.

El Ojo Web
error: Contenido protegido