domingo , noviembre 29 2020
Inicio / Editorial / Cuando el burro supera al caballo (parte I)

Cuando el burro supera al caballo (parte I)

Por Justo Dagorret. Transitar, caminar, correr por las calles de la ciudad es una práctica común de muchos de nosotros. Pero andar a burro con paso calcino y ojos abiertos es un placer para pocos, de como vemos la foto de la actualidad. Ver la realidad a paso lento es un ejercicio práctico, que queda en nuestra retina en forma de fotogramas.

Hagamos un ejercicio de imaginación de subirse arriba de un burro y empezar la ruta hacia el centro de la ciudad. Nuestro inicio es en barrio 20 de Junio, un conglomerado de gente de 180 familias trabajadoras. El paisaje muestra una estructura de casas estilo monoblock donde el paso del tiempo denota un paisaje desalineado y desmejorado. Pero los vecinos con mucha hospitalidad arengan el viaje por las calles de la ciudad.

El viaje nos lleva siempre por calle de tierra a una arteria muy transitada llamada Esperanza. El animal se dirige de sur a norte a paso lento. Rápidamente se ve un paisaje diferente. De lado derecho encontramos una plaza con niños jugando, una figura de Cura Brochero.

Unos metros adelante el burro parece detener su marcha, posiblemente a recordar un árbol histórico. Al preguntar a un lugareño por tal hermoso ejemplar de un algarrobo blanco y una casa detenida en el tiempo, supimos que alguna vez perteneció a un vecino llamado Manuel Doroteo Castagnino.

Unos metros adelante nos quedamos sorprendidos por una enorme estructura alzada por más de cien metros de atura. El tanque de agua, que todavía sirve para llevar el agua hacia el tanque de hormigón y por acción de la gravedad se logra darle presión a las canillas de los vecinos.

Bajo el suelo profundo de Río Tercero están las mejores aguas subterráneas de Córdoba. Eso asegura Héctor Frontera, titular de la cátedra de Hidrogeología de la UNC.

La curiosidad de mi amigo el burro, lo llevó a cuartel de Bomberos, ambos con admiración pudimos ser testigos del paso del tiempo; autobombas con escaleras, equipos de buceos, ambulancias, lanchas equipadas y los cascos dejaron un gran recuerdo en nuestras memorias.

Esta es una primera parte de un viaje por la ciudad con mi amigo el burro. ¿Por qué un burro?, porque si fuera a caballo el animal tendría que tener un andar más rápido, acompañando el dinamismo de una ciudad, que es acelerada, y no veríamos los detalles de una ciudad que no quiere perder su pasado.

La primera posta nos llevó del barrio 20 de junio hasta el cuartel de Bomberos de la ciudad. Tras un descanso, el viaje continuará…

Acerca de Justo Dagorret

Check Also

Educar es salvar vidas

POR JUSTO DAGORRET / Cuando escuchaba al Presidente Alberto Fernández hablar sobre la situación epidemiológica …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *