miércoles , abril 21 2021
Inicio / Editorial / Catarsis sobre el Partido Justicialista de Río Tercero
Algunos de los referentes del partido a nivel local.

Catarsis sobre el Partido Justicialista de Río Tercero

Cuando traté de involucrarme en la vida política, lo hice siempre tratando de aportar todo lo que uno aprendió sobre la multiplicidad de actividades de la ciudad de Río Tercero. 

Fui invitado por el radicalismo, para participar de la conformación de la Carta Orgánica. Fue uno de mis mayores aprendizaje. Discusiones, posturas partidarias, consensos y dicotomía de pensamiento fue el mejor aprendizaje.

Cuando, me libere del pensamiento y la oposición de periodista decidí involucrarme en la vida política. Y mis pensamientos encajan en el Partido Justicialista. Sensibilidad social, cerca de los pobres, eran unos de los íconos culturales que el partido me atraía.

EMPEZAR ERA LA IDEA

Visité prácticamente a todos los referentes, y cada uno de ellos me demostraron que son actores políticos de baja monta. En primer lugar, empecé de forma orgánica, con Benjamín Goñi, el actual presidente del partido a nivel local. ¿Quién sos?. No te conocía, fue las primeras palabras de Goñi. La respuesta mía fue clara: a usted le conozco su vida y su pensamiento. Tratar de entender a una persona con senescencia mental política fue una de las cosas más frustrantes en política. 

Claro, mi ronda, incluyó Yamil Mengo, Roberto Prono, Salinas, los referentes de los barrios, Kerly Raffo, Ana Metrángolo, David Badino, Ricardo González, y la lista es muy larga. Tengo relación con funcionarios del gobernador, con legisladores provinciales y sostengo que puedo aportar desde mi humilde lugar. Cómo crecí en democracia, sostengo que lo único que conozco es que a través de las instituciones y la política se puede modificar o cambiar algo. Pero, mi frustración es amplia: si un ciudadano común, formado e involucrado con todas instituciones  no pudo entrar en la vida política justicialista, no me quiero imaginar al joven que quiere emprenderse en la actividad.

Pero, la conclusión es muy corta en Río Tercero: los políticos peronistas dicen llamarse justicialista y son injustos, dicen ser del pueblo y tienen el 95% de ellos su «quinta». Dicen tener sensibilidad social y no tienen posición alguna sobre los temas delicados de la sociedad. Y lo último, en el conflicto de las tarifas de la energía eléctrica, que compromete a dos referentes o actores como Ricardo González y David Badino, algunos de ellos son cómplices del silencio y en algunos de los casos demuestran su apoyo.

Todos estos actores justicialistas, buscan réditos personales, o cuidar su «status». Por eso, el Justicialismo es el peor partido político de la ciudad de Río Tercero. Sin conducción durante años, sin referentes, sin ideas, sin críticas, sin autoestima. Es muy difícil que el partido se reagrupe. Es más, va camino a desaparecer. Los otros partidos, tomando lectura de lo que pasa, de a poco van «robando» ideas» y «hombres».

Hay otra sencilla razón por la cual, uno se siente desanimado políticamente, y es no encontrar ningún referente que uno se sienta reflejado. 

Por último, creo en las instituciones como habitante democrático de la ciudad, pero hay un detalle falta la institución. Falta el Partido Justicialista.

Justo Dagorret

 

Acerca de Justo Dagorret

Check Also

Educar es salvar vidas

POR JUSTO DAGORRET / Cuando escuchaba al Presidente Alberto Fernández hablar sobre la situación epidemiológica …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
El Ojo Web