lunes , noviembre 23 2020
Inicio / Vida y Ocio / La mujer que llega a abogada a los 52 años

La mujer que llega a abogada a los 52 años

Lía Villafañe (52), es casada, ama de casa, locutora, miembro de la movida cultural de la ciudad, además defensora del movimiento cooperativista y sobre todo madre de tres hijos Belén de 30 años, Tomás de 23 y Cecilia de 21.
A Lía la conocí de jóvenes, de barrio 20 de Junio, donde esa pequeña comunidad arropaba  y acompañaba los sueños de cada uno de nosotros. El tiempo en la vida, transcurre y los sueños y anhelos de amigos en muchos se truncan, pero para aquella vecina del barrio, el esfuerzo y los ideales marcan su actualidad.
En una entrevista con el ojoweb.com nos cuenta su pensamiento por el mérito de recibirse a los 52 años de abogada. La mujer profesional deja un mensaje que lo importante es siempre creer en uno mismo. Creer en nuestros sueños, no abandonarlos. La vida es tan corta, que no podemos perder el tiempo en temores. Vale la pena arriesgarse a cada cosa que nuestro corazón nos invite.
Usted ha logrado un título universitario a los 52 años. ¿Me puede contar porqué estudiar a esta edad?. Nunca dejé de estudiar desde que comencé mi primer grado hasta el día de hoy. Estudié enfermería, peluquería, un año de medicina, comencé el profesorado de lengua (hice dos años). Cursé completa la Tecnicatura de Gestión Cultural en la Universidad de Río Cuarto obteniendo el título de Técnica en Gestión Cultural, hice el Profesorado de Enseñanza Primaria, que es lo que estaba trabajando cuando comencé a estudiar abogacía.

Cuando era niña, éramos muy pobres y mi madre me dijo que estudiara, que lo único que me sacaría de la miseria, sería el estudio. Me marcó a fuego ese consejo y así lo hice, jamás dejé de estudiar.

Tal es así que me recibí en diciembre de 2017 y ahora comencé una diplomatura en Derecho Laboral.

¿Cómo fueron los tiempos de estudio?. Los tiempos de estudio estaban repartidos, entre el trabajo, la familia, las actividades culturales (que no son pocas). Estudiaba a partir de las 23 hasta entrada la madrugada. Estos años no dormía más de cuatro horas por noche.

¿Su familia, la apoyo?. Mi familia siempre me apoyó. Mis padres cuidaban a mis hijos, durante el día, de pequeños, para que yo pudiera estudiar y trabajar. Mi esposo es un hombre muy bueno, que me acompaña poco en las actividades sociales pero en casa, me apoya en todo. Apuntala mis sueños y me ayuda en todo lo que puede, aunque a veces sea un poco celoso, pero confía mucho en mí y yo, soy fiel a esa confianza.

Gracias a Dios tengo mis padres vivos y me permito disfrutarlos

¿Cómo se sintió con jóvenes de 20 años, en los estudios?. Uno supone que a la cierta edad las cosas cuestan más. Nunca sentí, en ninguna etapa de mi vida, diferencias generacionales, me integro perfectamente con gente de todas las edades, disfruto de lo que puedo dar y de lo que puedo aprender de los demás. Además como me pasé la vida leyendo y estudiando, no me cuesta en absoluto estudiar, al contrario, tengo una gran facilidad para aprender lo que me proponga estudiar.

Los estudios universitarios: en que la mejoraron. ¿en el lenguaje?, ¿en su formación cómo persona?. Los estudios universitarios o en cualquier nivel, aportan a la construcción de lo que somos. Tengo un amplio vocabulario debido a la lectura y los estudios, y, en este caso, amplié mi vocabulario jurídico, pero lo más importante es el crecimiento personal.

Cultivar el conocimiento, entrenar el razonamiento, construirnos, eso es lo importante.

¿A que rama se va a dedicar: civil, comercial. Laboral, penal? Me gustan todas las ramas del derecho. Me costó decidirme, pero me estoy capacitando en Derecho Laboral, es más, mi tesis fue: «El despido de la mujer embarazada en el periodo de prueba».

Actualmente la salida laboral, es difícil. La salida laboral está difícil para todos los argentinos en este momento. Hay mucha gente perdiendo su empleo en estos días, y eso me duele. Respecto a mi camino laboral, soy optimista, pongo todo de mí en cada cosa que hago, y esta vez no será la excepción.

Acerca de Justo Dagorret

Check Also

«La violencia contra las mujeres no es un asunto privado, es una violación de los derechos humanos y por lo tanto una cuestión de Estado»

POR PAULA ALBORNOZ / ABOGADA. Matr.  10-512, ASESORA DEL PUNTO MUJER DE RÍO TERCERO / …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *