viernes , diciembre 9 2022
Inicio / Actualidad / Lavandería La Espumita vigente durante 33 años

Lavandería La Espumita vigente durante 33 años

RÍO TERCERO/ NOTA EMPRESARIA / Pequeña reseña de la historia de «Lavandería La Espumita». La historia de este emprendimiento comercial nació en Río Tercero en el año 1986, donde lavar en la década del ´80, sobre todo en familias numerosas era muy pesada y ocupaba varias horas diarias.

 

UNA HISTORIA UN COMERCIO UNA VIDA. Jorge Colmenarejo, nació en Buenos Aires y en este relato cuenta la historia de La Espumita: «aparecieron los lavaderos automáticos que resolvían en sólo algunas horas a la semana todo el trabajo y que la ropa volvía a casa limpia, seca, esponjosa, desinfectada y con un rico y persistente perfume».

 

Lavar la ropa se convirtió en un momento de esparcimiento. Cuando decidimos venir a vivir a Río Tercero para criar a nuestros hijos en un ambiente más sano y tranquilo pensamos que sería una buena idea, traer ese novedoso servicio a esta ciudad, donde aun no existía, comenta Jorge. Así fue que la familia Colmenarejo-Merlo se instalo en ésta ciudad, donde había nacido y crecido la madre de ésta familia.

En diciembre del ´86 para sorpresa de los paseantes del centro de la ciudad abrimos las puertas un fin de semana en Mitre 73 casi esquina Libertad y mostramos en que consistía el servicio de lavado, secado, desinfectado, doblado y perfumado que ofrecíamos, relata.

 

Jorge (44) de profesión técnico, Esther (38)  de profesión docente, 3 hijos varones (9, 4, y 1 año respectivamente ) y una de las abuelas comenzamos a construir un proyecto al que decidieron llamar «Lavadero La Espumita».

 

Al cabo de seis años se trasladaron al local propio y actual en 25 de Mayo al 167. El propietario de la firma comercial Jorge Colmenarejo siguió contanto: «No todo fue «color de rosa», los lavarropas automáticos familiares aparecieron en el mercado a precios accesibles (época de la convertibilidad) y el trabajo decayó tanto que Jorge lograba otros ingresos como técnico en lavarropas y Esther comenzó a ejercer su profesión de docente, quedando el lavadero, que trabajaba muy poco, en manos de aquel que estuviera desocupado organizando los horarios de atención».

 

UNA ANÉCDOTA. Cuando el trabajo docente se fue incrementando y la tarea del lavadero disminuyó, Jorge estaba muchas horas sin que entrara nadie por lo que se hizo un banquito con la forma del macetero que hay al frente del negocio, para sentarse y esperar en la vereda.

«Resistimos con gran esfuerzo y lentamente todo fue mejorando y en la medida de las posibilidades, con los años fuimos trabajando todos, incluida la abuela María, hoy con 93 años,  Roberto, Gustavo y Federico (nuestros hijos)  a medida que fueron creciendo».

Llegaron nuestras jubilaciones y volcamos nuestro esfuerzo en renovar totalmente el equipamiento, adoptando tecnología de punta de última generación con control digital inteligente de las máquinas, explica.

 

«Habíamos cumplido un ciclo y decidimos pasar la posta a Lucia Oviedo». Joven, trabajadora, de trato cordial y con deseos de progresar quien sigue manteniendo los mismos estándares de cuidado, higiene y cumplimiento al que nuestros clientes estaban acostumbrados. Actualmente el plantel está conformado por Lucía Oviedo (titular) y Liliana Hernández (ayudante).

___

Contamos con siete lavadoras y tres secadoras de doble capacidad construidas totalmente de acero inoxidable.  La ropa de cada cliente se lava en forma INDIVIDUAL  siendo La Espumita la ÚNICA lavandería de la ciudad donde las prendas NO SE MEZCLAN con la de otros clientes

____

 

LA MISMA CALIDAD. Con entusiasmo Jorge Colmenarejo cuenta: «Esta condición superlativa de higiene es la misma para ropa, frazadas, acolchados, peluches, almohadas, cortinas, etc. Nuestro servicio consiste en separar las prendas según  colores, desmanchado manual prenda por prenda, lavado, secado a una temperatura entre 60 y 80 grados (se dobla en caliente  que hace que la ropa quede como planchada y además la esteriliza), perfumado y embolsado.

 

MÁS ANÉCDOTAS. En tono verborrágico, el comerciante cuenta otra anécdota: «una que me quedó muy grabada es durante un temporal  que duró como 15 días y recuerdo que estuvimos lavando y secando ropa día y noche para poder cumplir con nuestros clientes».

 

SERVICIOS DE LA ESPUMITA

  • se puede traer ropa SOLO a lavar y también SOLO a secar.
  • Se puede traer prendas de lana para lavar a mano con productos especiales.
  • Se ofrece además el servicio de planchado a mano, a requerimiento.

Actualmente La Espumita atiende de lunes a viernes de 8 a 15 y los sábados de 8 a 13 horas. Además posee servicio de DELIVERY

 

FILOSOFÍA DE VIDA Y COMERCIAL. La filosofía de la empresa es buscar satisfacer a nuestros clientes más exigente proponiéndonos:

  • Flexibilidad para cubrir sus necesidades.
  • Innovar permanentemente.
  • Trabajo Personalizado.
  • Dedicación exclusiva al servicio de lavado de ropa de familia (no de clínicas, hoteles alojamientos, sanatorios)
  • Profesionalismo en nuestra actividad.
  • Trabajar en pos del mejoramiento continuo.

 

Acerca de Redacción

Check Also

Villa Ascasubi. Ya rigen las tarifas para el ingreso al balneario durante los fines de semana

VILLA ASCASUBI// TEMPORADA// Las altas temperaturas hacen que muchos elijan los distintos balnearios para refrescarse …

El Ojo Web
error: Contenido protegido